Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

domingo, 28 de mayo de 2017

Cancelan programación en español de Radio Pacífica de Estados Unidos.


By Fernando Velázquez*
Los Ángeles, California, Estados Unidos. Cancelan programación en español de Radio Pacífica de Estados Unidos. En una acción que refleja el sentimiento nacional antimigrante del Partido Republicano y sus imitadores y aliados en Estados Unidos, la Mesa Directiva Nacional de la Fundación Pacífica en un voto de 13 contra 7 aprobó una moción, este jueves 25 de mayo, que elimina una decisión previa de aumentar 5 horas de programación en español en sus cinco emisoras en el país.
Tres de las cinco emisoras de la Red Pacifica tienen problemas financieros y las dos de California son las más estables.
Personas clave de estas últimas alegan que la causa de la perdida de radio audiencia y monetaria es la programación en español. La misma radio que fue creada para migrantes de primera generación que no hablan inglés.
En su defensa, programadores en español de la radio KPFK dicen que ellos trasmiten en horarios cuando la gente está en casa mirando televisión, que no tienen apoyo y recursos de parte de la gerencia, y no reciben promoción ni publicidad en las horas pico.
KPFK de Los Ángeles será la más afectada pues esa es la única que a regañadientes aplicó la resolución nacional de agregar 5 horas en español por semana.
Como ha ocurrido en el pasado, los programadores no quieren ser reemplazados por nadie, especialmente cuando los recién llegados trasmiten en español.
No obstante el rechazo, la incorporación de programación en ese idioma todos los días en 2002 y 2003 ocurrió cuando KPFK logro por primera vez en la historia de Radio Pacífica, recaudar más de 1 millón de dólares en sólo 12 días.
Ese logro se repitió por los siguientes 5 años.
Pero admitir ese dato dejaría claro que la campaña antimigrante trompeteada en los medios masivos de comunicación en Estados Unidos también logra impactar al “sector progresista” que opera en Radio Pacifica.
A partir del descalabro financiero mundial de 2007-2008, Radio Pacífica, al igual que el resto de la radio comunitaria y no comercial del país, ha perdido oyentes y ganancias. El uso de radio satelital, de Internet, Ipads, y teléfonos celulares ha cambiado el panorama totalmente, pero los xenófobos prefieren culpar al migrante que habla español.
Al seno de Radio Pacifica, está claro que la gente que opera ese medio no sabe o no quiere compartir el medio comunitario con una comunidad que con su trabajo y sus impuestos, subsidia a la clase media que generosamente financia sus radio emisoras.
Algunos se preguntan si esa clase media podría contar con dinero extra para la Fundación Pacífica si no lucrara con la explotación de los migrantes de primera generación, los beneficiados con la programación en español en Radio Pacifica.

De la Proposición 187 a la toma del poder en California



Jorge Durand
El primer ataque a la comunidad migrante mexicana con fines electorales fue la Proposición 187, del gobernador de California Pete Wilson (1994), quien buscaba la relección y perdía en las encuestas.
La campaña de Pete Wilson dio un viraje radical cuando eligió a los inmigrantes mexicanos como un enemigo en particular y cambió su lema de campaña por el de SOS (Save Our State). Según esto la crisis económica de California se debía a los migrantes que abusaban de los servicios sociales, educación y salud.
La Proposición 187, que debía ser votada en la misma elección, limitaba el acceso a los migrantes a tales servicios y obligaba a los funcionarios a que denunciaran a aquellos migrantes irregulares que hacían uso del seguro de desempleo, apoyo a madres embarazadas, a niños lactantes e incluso a los que mandaban a sus hijos a la escuela o eran atendidos en hospitales.
Pete Wilson ganó los comicios y también fue aprobada la Proposición 187. No obstante, los abogados de la comunidad latina impugnaron la P-187 por anticonstitucional y ganaron en las cortes, con el argumento de que los asuntos migratorios eran federales, no estatales. Lo que en realidad fue una victoria pírrica, porque luego vendrían otras leyes (1996) que dieron mayores facultades a los estados y se provocaría una oleada de leyes antinmigrantes como la de Arizona.
En los corrillos locales se festejaba la decisión de la corte con respecto a la P-187 con la puntada de me vale Wilson la 187. En realidad sólo fue el comienzo de una larga guerra antinmigrante que todavía se libra en las elecciones, las cortes, las calles.
No obstante, la amenaza de aquellos años despertó la conciencia de muchos, entre ellos del joven Kevin de León, quien se opuso fervorosamente a ella y encontró en esas escaramuzas sus primeras experiencias como activista y político.
Hoy día Kevin de León es presidente (pro-tempore) del Senado en California y se perfila, junto con otros tres latinos, como uno de los candidatos a la gubernatura en 2018. Antonio Villaraigosa ya había llegado a ser alcalde de Los Ángeles en el periodo 2005-2013 y también está metido en la contienda electoral.
Y junto a ellos habría que nombrar a otros tantos líderes de California, que destacan en puestos políticos importantes, como Cruz Bustamante, Ed Hernández, Ben Hueso, Ricardo Lara, Connie Leiva, Tony Mendoza, Xavier Becerra, quien funge como procurador general del estado de California, entre muchos otros.
California es demócrata porque es chicana, latina, hispana y muy especialmente Los Ángeles, San Francisco y el rosario de ciudades de la bahía. Ser demócrata no es, sin embargo, sinónimo de garantía. No importa tanto el rótulo, importa más ser chicano, latino, hispano para identificarse y defender los derechos de la primera gran minoría de Estados Unidos. Un ejemplo es Ana Navarro, republicana de pura sepa, nacida en Nicaragua, pero que está dando la lucha en Miami y en el país en contra de Donald Trump.
En Chicago también se cuecen habas; Chui García, nacido en Durango, naturalizado estadunidense y habitante del emblemático barrio de La Villita entra a las ligas mayores de la política en Illinois. Hace un par de años disputó la nominación demócrata para la alcaldía con Rahm Emanuel y perdió por pocos puntos. Hoy vuelve con renovadas fuerzas a la liza electoral. En aquella ocasión su candidatura fue propuesta en alianza con la población afroamericana. Un panorama distinto al de California, pero no menos sugerente y efectivo. Fue el voto mexicano el que llevó al congresista puertorriqueño Luis Gutiérrez a convertirse en el adalid de los latinos en la lucha por una reforma migratoria.
En Nueva York sucede otro tanto. Desde hace décadas los puertorriqueños y dominicanos trabajan junto a los afroamericanos en sus campañas políticas. Si bien la comunidad mexicana es joven y en su mayoría no puede votar, la mesa está servida para trabajar unidos en el futuro, ya que no sólo comparten penurias y barrios devastados, sino oportunidades de actuar políticamente.
Chicanos y latinos en California pueden ser el futuro político de los próximos años. Salvadoreños y bolivianos pueden ser el fiel de la balanza en Washington DC y Virginia. Por su parte, peruanos, puertorriqueños, mexicanos y ecuatorianos pueden aliarse en Nueva Jersey.
Pero para que esto suceda deben naturalizarse y luego votar. Sin duda las agresiones de Trump a la comunidad migrante serán un reactivo político en las minorías en contra de la opción republicana, cada vez más tirada a la derecha. Pero de nada sirve el reactivo si no se vota.
En Texas y Florida, y en general en los estados del sur, la opción puede ser distinta, y puede resultar mejor penetrar el Partido Republicano y cambiarlo por dentro. Muchos mexicano-estadunidenses en Texas y cubanos en Florida son profundamente solidarios con su partido, a pesar de no estar de acuerdo con sus candidatos. Pero Juan Hernández, republicano de pura sepa, amigo de Fox, fue un decidido promotor de una reforma migratoria. En la política de aquí el juego y conteo de votos, para cada propuesta en particular, es lo que cuenta.
El campo sindical también está cargado de latinidad. Los viejos líderes irlandeses e italianos son ya un recuerdo de lo que fue la clase obrera estadunidense. Hoy las dirigencias sindicales están teñidas con la raza de bronce y a la hora de las negociaciones político electorales, los sindicatos juegan un papel decisivo.
California es el mejor ejemplo de que se puede dar vuelta al destino. Del siniestro panorama de mediados de los 90 con la P-187 hoy tenemos un pronóstico diferente y prometedor.

El norte, la emigración inminente

Ilka Oliva Corado
El norte, la emigración inminente

El norte no siempre es Estados Unidos, el norte, para los migrantes y desplazados es un lugar lejano al que van en busca de la utopía. Obligados por las circunstancias, esas circunstancias tienen responsables: un Estado inoperante, un sistema avasallador por tradición y una sociedad inhumana e insensible.

Emigran forzadamente del pueblo a la capital o a otro país y les cambia la vida, desde que ponen un pie afuera de sus nidos, jamás desde instante volverán a ser los mismos. Algo se rompe, algo tan valioso e íntimo que es imposible reconstruir y recuperar. Se esfuma y nos parte en dos: un antes y un después; regresa de cuando en cuando en los suspiros tardíos de la nostalgia. Y como los recuerdos: no se puede tocar.

Las migraciones y desplazamientos forzados, son el exilio más doloroso; son una herida viva, sangrente, que jamás logra secar: ni con el retorno. Esta melancolía se convierte en un estado anímico cambiante, porque quienes se ven forzados a dejar sus nidos, son como árboles a los que se les arrancó de raíz y aunque se les trasplante en otro lugar, jamás crecerán frondosos. Aunque se les abone o cambie de tierra. Es lo mismo con los humanos, aunque tengan lujos materiales, aunque les cambie la vida laboralmente, jamás, nada ni nadie logrará llenar el vacío de la pérdida: la raíz es irremplazable.

Pero tristemente en los casos reales de la migración y el desplazamiento forzado, que son personas marginadas por el sistema quienes lo viven, se enfrentan con una post migración de humillación y explotación. Sin documentos y sin los recursos el desplazamiento se convierte en un infierno, estos migrantes son abusados de formas inimaginables, por las autoridades del país de tránsito, por bandas delictivas que los trafican para fines infinitos y también si logran entrar al país de llegada, los espera otro tipo de averno: el de la depresión post frontera sumado al temor y paranoia constante de una deportación y el día a día de la explotación laboral.

El país de llegada puede ser cualquiera, las migraciones internas también se sufren día a día. El campesino que deja el trabajo en el campo para internarse en la urbe de cemento. Eso aniquila cualquier espíritu. El envío de remesas, la sobrecarga de trabajo, el estigma de ser migrante indocumentado o desplazado. El eterno insomnio, la zozobra y el dolor perenne por el nido roto. Por la familia destrozada, porque cuando migra uno de los miembros, la familia se fragmenta y se pierde, se pierde algo que jamás se podrá recuperar. Con las migraciones y desplazamientos forzados perdemos todos, porque cuando emigra un ser humano, emigran las tradiciones, la identidad, la cultura, emigra el talento.

Ese talento que generalmente en el lugar de llegada no se puede desarrollar porque circunstancialmente las condiciones son también de explotación y abuso, sobre todo de invisibilidad y vivir en las sombras; en el caso de los indocumentados la marginación es atroz. Como lo es para un indígena o un afro descendiente que emigra internamente, llegar a una urbe donde los capitalinos los discriminan con el peor de los racismos, no por indocumentados, pero por su origen. Y ni qué decir si esta persona solo habla el idioma de su etnia.

Cuando emigra forzadamente un ser humano, perdemos todos.

¿Cuánto vale la vida de un paria? Para que mueran miles tratando de cruzar las fronteras de la muerte. ¿Cuánto vale la insensibilidad y doble moral de la población mundial como para que sigua siendo la migración y el desplazamiento forzado interno y externo un tema que no importe?

El norte no siempre es Estados Unidos.




Ilka Oliva Corado @ilkaolivacorado contacto@cronicasdeunainquilina.com

24 de mayo de 2017, Estados Unidos.


Ilka Oliva Corado. 

Raúl sostiene encuentro con Timoleón Jiménez, líder de la FARC


Cuba fue la sede de los diálogos de paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano. En la imagen, Raúl Castro (centro) junto al presidente colombiano Juan Manuel Santos (izq) y Timoleón Jiménez, líder de las FARC-EP. Foto: AP/ Ramon Espinosa.

Cuba fue la sede de los diálogos de paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano. En la imagen, Raúl Castro (centro) junto al presidente colombiano Juan Manuel Santos (izq) y Timoleón Jiménez, líder de las FARC-EP. Foto: AP/ Ramon Espinosa.
El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió al Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia-Ejército del Pueblo, Timoleón Jiménez, quien concluye su estancia en Cuba, país que ha servido por espacio de cinco años como garante y sede del proceso de Diálogos de Paz entre la organización guerrillera y el Gobierno de Colombia.
Durante el encuentro, el compañero Raúl ratificó la disposición del gobierno cubano de continuar respaldando el proceso de paz colombiano y de contribuir a la implementación de los Acuerdos derivados de la negociación de La Habana. Por su parte, el líder guerrillero expresó a nombre suyo y de las FARC-EP, su agradecimiento por la contribución de Cuba a la consecución de la paz en su país.
Se encontraban presentes, además, los compañeros Bruno Rodríguez Parilla, miembro del Buró Político del CCPCC y Canciller, y Rogelio Sierra Díaz, viceministro de Relaciones Exteriores.

Un mundo catastrófico



Guillermo Almeyra
En los años 30 del siglo pasado, ante la crisis económica y la ocupación por los obreros de las fábricas estadunidenses del automóvil, los capitalistas tuvieron que aceptar el New Deal mientras la revolución española, la ocupación general de todas las empresas francesas en 1936 y el miedo al comunismo condujeron a las conquistas sociales francesas del Frente Popular. Cuando fue destruido el nazifascismo mediante el cual el capitalismo intentaba asfixiar la protesta social, a partir de 1945 y hasta fines de los 70 ese mismo miedo a perder el poder llevó al capitalismo a construir estados de bienestar y a conceder reformas para cooptar a los partidos socialdemócratas y comunistas y salvar el sistema. Después, ya domesticados los partidos obreros tradicionales y con la Unión Soviética en crisis y en conflicto con China, el capitalismo lanzó una ofensiva contra las conquistas y derechos seculares de los trabajadores.
La crisis económica volvió a aparecer en 1997-1998, recrudeció en 2007-2008 y desde entonces se mantiene a pesar del oxígeno que logró el sistema incorporando a China y la ex Unión Soviética (URSS).
Hoy no hay ya en el mundo ni un movimiento obrero internacional ni un gran movimiento socialista mundial. Los partidos socialdemócratas se hicieron liberalsocialistas y se transformaron, como el francés, en algo semejante al Partido Demócrata estadunidense y los partidos comunistas se convirtieron también en social-liberales (como el ex partido comunista italiano). Los burócratas estalinistas de la URSS terminaron apoderándose de los bienes colectivos y se convirtieron en capitalistas mafiosos y en China se desarrolló una poderosa burguesía nacional dentro mismo del partido comunista.
Corea del Norte es en realidad una monarquía asiática hereditaria despótica; Vietnam y Cuba son capitalistas de Estado; Rusia y China, capitalistas y neoimperialistas. El reformismo y el oportunismo de los partidos obreros tradicionales impidieron al mismo tiempo la educación política de los trabajadores y la adquisición por los mismos de una conciencia de clase y anticapitalista y, aunque hay en el mundo muchos más explotados que en cualquier otro momento de la historia, el nivel de conciencia, de autorganización y de independencia política de los mismos es muy inferior al que existía antes de la Primera Guerra Mundial.
Volvemos al siglo XIX. Las jubilaciones y las pensiones (que son salarios indirectos) están siendo atacadas en todas partes, los derechos laborales han sido pisoteados, los horarios de trabajo se fijan según las necesidades de las empresas, se instalan estados de emergencia y se aplican medidas represivas contra los movimientos sociales y, como en México, se llega a militarizar países enteros violando sus constituciones ante la debilidad o carencia de partidos obreros de masa independientes y la debilidad general de los sindicatos. Los salarios directos caen sin cesar y la desocupación aumenta.
El capital financiero y especulativo predomina sobre el productivo y se independiza cada vez más del Estado, que le sirve sólo para hacer negociados o para reprimir. El capital, mediante sus organismos internacionales, como el FMI o la OMC, pesa más en las legislaciones de los países que las leyes de los estados, que pierden trozos enteros de sus políticas propias al aceptar políticas monetarias y tratados de libre comercio favorables a las grandes trasnacionales, que se imponen a costa de todos, incluso de sectores capitalistas grandes o medios preocupados por la caída del consumo interno. El gran capital trasnacional depreda implacablemente los medios rurales y los bienes comunes (el Amazonas brasileño, el Orinoco venezolano, las zonas amazónicas ecuatorianas, el norte mexicano, las provincias cordilleranas argentinas son víctimas de la gran minería que contamina tierras y aguas).
Las deudas contraídas con el capital financiero crecen y son impagables. La inmensa mayoría de la humanidad tiene trabajos precarios o en peligro. Los derechos democráticos y los derechos humanos están bajo ataque y se vuelve al pasado medioeval con las guerras de religiones para dividir a los trabajadores y a la fusión entre esas religiones y el Estado (Rusia impone la enseñanza religiosa como durante el zarismo y mata homosexuales, China acepta el taoísmo y la doctrina conservadora de Confucio, pero no otras religiones; resurgen los fundamentalismos religiosos protestante, católico, islámico, ortodoxo, hinduísta), mientras crecen los nacionalismos xenófobos y el racismo que son fomentados desde el poder.
Está en curso una carrera armamentista, para mejorar los arsenales nucleares yanqui y ruso o crear una gran flota de portaviones y submarinos atómicos (China), y Japón y Alemania quieren unirse a esa carrera para no depender de las decisiones de Donald Trump. Existe peligro permanente de guerra.
Por consiguiente, no hay ya margen para reformismos ni gobiernos progresistas: se va hacia una guerra, que por fuerza será nuclear, o hacia una catástrofe ecológica que podría llevar a la desaparición de la mitad de las especies existentes.
Es por eso urgente e indispensable convertir las protestas contra los efectos del capitalismo en movimientos conscientemente anticapitalistas, defender los derechos democráticos y los derechos humanos de las mujeres, de los pueblos nativos, de los homosexuales, combatir el pago de la deuda externa hasta su auditoría exhaustiva, eliminar la precariedad en el empleo y la desocupación mediante planes de empleos, acabar con la omnipotencia del capital financiero expropiando los bancos, restaurar el equilibrio ecológico, frenar la tendencia hacia la guerra.
Más que nunca, es necesaria la independencia política de los jóvenes trabajadores para acabar con la barbarie capitalista que amenaza el futuro de la civilización.

Temer ya no les sirve



Alfredo Serrano Mancilla *
En los golpes del siglo XXI en América Latina han cambiado mucho las cosas. El nuevo formato ya no tiene una cara visible militar. Estos nuevos golpes son parlamentarios, con el poder judicial-comunicacional-económico haciendo su trabajo. Sin embargo, esto no es lo único novedoso. Otro aspecto crucial, que quizá haya pasado más desapercibido, es que estos nuevos golpes siempre cuentan con un ejecutor que se queda en el cargo mientras la derecha gana tiempo para buscar al verdadero candidato que debe gobernar el periodo posterior.
En 2009, en Honduras, Roberto Micheletti se quedó como presidente transitorio luego de sacar a Manuel Zelaya de su legítimo cargo. Pero duró poco. Se logró la interrupción democrática, se sacó al mandatario electo y luego vino Porfirio Lobo por la vía electoral. Más tarde, Juan Orlando Hernández. Algo similar ocurrió en Paraguay en 2012. Se dio el golpe contra Fernando Lugo, y Federico Franco se quedó en su puesto sin necesidad de acudir a elecciones. Pero éste no se iba a quedar por mucho tiempo, porque la idea era abrir la cancha para que llegara rápidamente el verdadero candidato de la derecha, Horacio Cartes, para dar estabilidad al proceso de restauración conservadora.
Lo mismo es lo que sucede hoy en Brasil. Michel Temer fue el ejecutor del golpe contra Dilma Rousseff. Asumió el 31 de agosto de 2016, sin necesidad tampoco de acudir a las urnas para implementar un conjunto de medidas económicas neoliberales en tiempo récord. Privatizaciones y recortes que fueron ejecutados a gran velocidad para asentar las bases del nuevo modelo económico y social. Todo esto, unido a ser el verdugo más visible contra la democracia, le llevó a tener una popularidad por debajo de 10 por ciento. La ofensiva de la derecha es salvaje, pero no estúpida. Por ello, ahora le toca sacrificar a Temer, porque ya no sirve. Fue de usar y tirar.
Es por ello que el emporio O Globo, verdadero actor ordenador de Brasil, le hace la jugada para sacarlo rápidamente del tablero. La derecha necesita orden y estabilidad en Brasil, y por ello se necesita un nuevo presidente, resplandeciente e impoluto, con mayor respaldo popular. Temer hizo el trabajo sucio y ahora toca limpiar la cara al golpe.
Y entonces ya se atisba a los nuevos candidatos para gestionar la ofensiva neoliberal con una cara más amigable. Uno, Joan Doria, y dos, Carmen Lucía Antunes. El primero ganó elecciones el pasado octubre para ser prefecto de Sao Paulo con un alto caudal de votos. Se presenta como representante de la pospolítica, aunque tuvo algunos cargos públicos menores. Este supuesto outsider de la política, publicista, empresario televisivo y presentador de programas, parece que es el elegido por los mercados para dirigir a Brasil hacia el abismo. Seguramente no aceptará ser interino y querrá acudir a la batalla electoral. La otra persona elegida por el establishment es Carmen Lucía Antunes, representante del aparato judicial, presidenta de la Corte Suprema, a quien le tocaría asumir mientras se convoca a elecciones. Quizás sea también la próxima candidata, para cuando se abran las urnas.
De esta maquiavélica forma se lustra la fachada democrática tras un golpe. Temer desaparecerá como por arte de magia, como así hicieron Micheletti en Honduras y Franco en Paraguay. Este es el rol que tienen los operadores transitorios para poner fin al régimen democrático y abrir otro que debe aparentarlo. La nueva época golpista tiene sus propios manuales con su modus operandi. Temer ya cumplió su trabajo. Que pase el siguiente.
* Director del Celag

El Che Guevara también era africano


Por: Jean-Luc Chavanieux

El Che Guevara desembarcó en el Congo por el lago Tanganica en abril de 1965.
El Che Guevara desembarcó en el Congo por el lago Tanganica en abril de 1965.
“Che Guevara, argentino de pasaporte, se convirtió en cubano de adopción por la sangre y el sudor que derramó por el pueblo cubano. Y sobre todo era ciudadano del mundo libre, ese mundo que juntos estamos construyendo. Por eso decimos que el Che Guevara también era africano. […] Che Guevara llamaba a su boina ‘la boïna’. Un poco por todas partes África conoció esa boina y su estrella. De norte a sur, África recuerda al Che Guevara.”
Thomas Sankara, Uagadugú, 8 de octubre de 1987, una semana antes de su muerte durante el golpe de Estado
El 25 de mayo se celebra el Día Mundial de África como homenaje a ese continente. Este día, hace 54 años, se fundó la Organización para la Unidad Africana. Desde el triunfo de la Revolución en 1959, Cuba ha estado ligada de manera especial a esa región del planeta. La solidaridad de la nación caribeña con África se expande en todas las esferas, desde el apoyo en la salud y la educación, hasta la ayuda en varias guerras de liberación. Uno de los primeros pasos que estrechó estos vínculos eternos, fue la presencia en el Congo durante 1965 de Ernesto Che Guevara como combatiente internacionalista junto a otros guerrilleros cubanos.
Esta experiencia marcó la vida del Comandante revolucionario y el futuro de África. El Che plantó una semilla en el continente, que pese a no germinar a corto plazo, tuvo posteriores frutos. La presencia de la guerrilla cubana liderada por Guevara impactó en la lucha contra el neocolonialismo internacional.
El Che fue al Congo para apoyar al movimiento revolucionario congoleño en su lucha contra el gobierno de Moise Tshombe, a quien respaldaban las potencias occidentales y los mercenarios belgas, franceses, americanos, rodesianos, británicos, etc. ¿Qué pasó durante los meses de la presencia del Che en territorio africano? ¿Cómo vivió su lucha contra el neocolonialismo de la época? ¿Cuáles fueron sus relaciones con los combatientes congoleños y ruandeses que lucharon a su lado?
Intentamos aclarar un poco más sobre ese año 1965 que, además del hecho de que el Che combatió en las tierras africanas, vio en otras latitudes los asesinatos de Mehdi Ben Barka y Malcolm X.

África, una preocupación del Che Guevara

Al amanecer del 1 de abril de 1965 en Cuba, Ernesto Guevara, acompañado de dos convencidos revolucionarios cubanos: Víctor Dreke y José Martínez Tamayo, partió en un avión hacia Moscú. Después de un largo periplo que pasó por varias capitales de la Europa del Este y del norte de África, los tres hombres aterrizaron de incógnito en Dar es Salaam, ciudad de la recién unificada Tanzania. Su presencia era secreta; el Che iba camuflado, maquillado por los servicios secretos cubanos y naturalmente viajaba con una identidad falsa. Incluso, sus antiguos camaradas de lucha en Cuba no lo reconocieron bajo aquel disfraz.
El Che contaba con varios recursos: su interés por África, donde numerosos países luchaban entonces contra las potencias neocolonialistas, su conocimiento del francés -hablado y escrito- que le servirá y será fundamental para su nueva lucha y, sobre todo, su experiencia en la guerra de guerrillas.
Aunque el presidente tanzano, Julius Nyerere, había dado el visto bueno a la participación cubana y la utilización de su territorio para el transporte de combatientes, armas, víveres y diversos materiales para ayudar a la lucha en el Congo, no estaba informado de la presencia del Comandante Guevara. El embajador cubano en Dar es Salaam, Pablo Rivalta, hizo todo lo posible para mantener en secreto la presencia del revolucionario de origen argentino.
Su presencia en el territorio congoleño duró hasta el 21 de noviembre. En el  libro titulado Pasajes de la guerra revolucionaria, que el Che redactó, Guevara dio pruebas de lucidez y autocrítica; he aquí las primeras líneas:
“Esta es la historia de un fracaso. Va hasta el detalle anecdótico en los episodios de la guerra, pero hay que matizarla de observación y espíritu crítico ya que considero que si el relato puede tener una determinada importancia, será la de permitirnos extraer una serie de experiencias útiles para otros movimientos revolucionarios. La victoria es una gran fuente de experiencias positivas, pero la derrota también lo es y todavía más según creo cuando, como es el caso aquí, los protagonistas y los informadores son extranjeros que llegaron para arriesgar su vida en un país desconocido, donde se habla otra lengua y al que están unidos solamente por los vínculos del internacionalismo proletario. […] Esta historia es, más exactamente, la de una descomposición”.
Pero antes de llegar a esta conclusión, ¿cuál fue la implicación del Che en las luchas de liberación africanas?

El asesinato de Lumumba impactó al Che

Antes de poner el pie en el Congo, el Che ya había demostrado su solidaridad con África en lucha contra el colonialismo y el neocolonialismo de la época. Numerosos discursos y escritos lo demuestran. El más destacado es un discurso que expuso personalmente en la Asamblea General de las Naciones Unidas del 11 de diciembre de 1964 donde dice exactamente:
“Los pueblos de África están obligados a soportar que todavía sea oficial en el continente la superioridad de una raza sobre otras y que se asesine impunemente en nombre de esta superioridad ¿Las Naciones Unidas no van a hacer nada para impedirlo? Quiero hablar muy especialmente del doloroso caso del Congo, único caso en la historia mundial que demuestra cómo se pueden atropellar los derechos del pueblo con la impunidad más absoluta y el cinismo más insolente. Las inmensas riquezas que posee el Congo y que las naciones imperialistas quieren conservar bajo su control son los motivos directos. […] Pero la filosofía del saqueo no ha cesado; incluso es más salvaje que nunca y por eso los mismos que utilizaron el nombre de las Naciones Unidas para perpetrar el asesinato de Lumumba asesinan en nombre de la raza blanca a millares de congoleños. ¿Cómo podremos olvidar la forma en que se ha traicionado la esperanza que Patrice Lumumba depositó en las Naciones Unidas? […] Es necesario vengar el crimen del Congo. […] Un animal carnicero que se alimenta de los pueblos indefensos, […] ésta es la definición del ‘blanco’ imperial”.
Durante esa estancia en Nueva York es cuando el Che se entrevistó con Malcom X y al final, por razones obvias de seguridad, renunció a participar en una reunión con el líder negro estadounidense en Harlem. Escribió un mensaje que Malcom leyó en aquella reunión. Las relaciones entre los dos hombres se llevaron a cabo a través del intermediario Babu, revolucionario de Zanzíbar y ministro de Tanzania.
Según Pierre Kalfon, autor de una biografía del guerrillero, durante esa estancia “Malcolm X habló al Che de su proyecto de crear una brigada de voluntarios negros afroamericanos para ayudar a los congoleños”. Con la perspectiva, parece más que probable que los contactos entre los dos revolucionarios asustasen a las autoridades estadounidenses y que el FBI de John Edgar Hoover decidiera entonces que Malcom X tenía que morir dos meses después.

Se inician diferentes contactos

El Che junto a combatientes congoleños.
El Che junto a combatientes congoleños.Más allá de las palabras están los actos. Cuando el Che decidió llevar su ayuda a las “otras tierras del mundo que reclaman la contribución de mis modestos esfuerzos” como escribió en su carta a Fidel Castro de la que después hablaremos más, empieza a establecer numerosos contactos con los dirigentes progresistas africanos, para lo que efectuó varios viajes a diferentes países del continente.
Así, de diciembre de 1964 a febrero de 1965, Ernesto Guevara realizó una “gira africana” que le llevó a Argelia (varias veces), Malí, Brazzaville (actual capital de la República del Congo), Guinea, Ghana, Dahomey (actual Benín) y Tanzania, con un paréntesis en China a principios del mes de febrero, y finalmente a Egipto. Además de ver a Ahmed Ben Bella, Modibo Keita, Alphonse Massemba-Debat, Sékou Touré, Kwame Nkrumah, Julius Nyerere y Gamal Abdel Nasser, los presidentes respectivos de estos países, aprovechó su viaje para entrevistarse con varios dirigentes revolucionarios del continente como por ejemplo Amilcar Cabral en Conakry (capital de Guinea), Samora Machel, Marcelino Dos Santos, Agostinho Neto en Brazzaville, y también con algunos dirigentes del movimiento revolucionario congoleño (Soumaliot, Kabila, Muyumba y Tchamlesso) en Dar es Salaam.
Apenas dos meses después el Che regresó, esta vez de incógnito, a la capital tanzana. Estos encuentros le sirvieron para escribir algunas notas que resultaron premonitorias a la vista de las consecuencias:
“La visita a Dar es Salaam se reveló especialmente instructiva. Una cantidad considerable de “Freedom Fighters” (guerrilleros mercenarios, N. de T.) allí residentes que, en su mayoría, viven convenientemente instalados en hoteles e hicieron de su situación una verdadera profesión, un empleo a veces lucrativo y casi siempre fácil, […] solicitaron generalmente un entrenamiento en Cuba y una ayuda económica; ese era el leitmotiv de casi todos”.

El “discurso de Argel”

Es también durante este viaje cuando pronunció el famoso “discurso de Argel”, un verdadero alegato por el Tercer Mundo y su libertad. He aquí algunos fragmentos de este discurso histórico:
“La práctica del internacionalismo proletario no sólo es un deber para los pueblos que luchan por un futuro mejor, también es una necesidad ineludible. […] Tenemos que sacar una conclusión de todo esto: el desarrollo de los países que se comprometen en la vía de la liberación debe ser pagado por los países socialistas. […] Creemos que es con este espíritu como se debe asumir la responsabilidad de ayudar a los países dependientes y que ya no se trata de desarrollar un comercio para el beneficio mutuo sobre la base de precios amañados a costa de los países subdesarrollados por la ley del valor; […] debemos reconocer que los países socialistas son, en una determinada medida, cómplices de la explotación imperialista. […] Se puede alegar que el volumen del comercio con los países subdesarrollados supone un porcentaje muy pequeño del comercio exterior de esos países. Es verdad, pero eso no cambia en absoluto el carácter inmoral de este comercio. Los países socialistas tienen el deber moral de zanjar su complicidad tácita con los países explotadores del Oeste”.
Queda claro hoy que lo que se podría calificar como pensamiento guevarista o “guevarismo” estaba dirigido al Tercer Mundo. El Che en ese momento tomó conciencia de que la lucha por la independencia total del continente africano (y también de América del Sur y Asia) estaba en la vanguardia del combate contra el imperialismo.
Algunos días más tarde, Ernesto Guevara, se encontró de nuevo con el presidente egipcio Nasser en El Cairo. Le expuso su proyecto de ir a ayudar al movimiento revolucionario congoleño. El Rais, le confesó sus dudas al comandante cubano: “Usted me asombra ¿Quiere convertirse en un nuevo Tarzán, un blanco que va a instalarse entre los negros para guiarlos y protegerlos? […] Eso no saldrá bien. Como blanco se le situará fácilmente […] y proporcionará a los imperialistas la ocasión de decir que no hay diferencia entre ustedes y los mercenarios”.

Llegada a Tanzania y salida para Kigoma

El Che Guevara en el campamento en el Congo junto a otros guerrilleros.
El Che Guevara en el campamento en el Congo junto a otros guerrilleros.El Che Guevara llegó a Tanzania el 11 de abril. Cuba envió al Congo, a través de este país, a los combatientes cubanos negros que se reunieron poco a poco y se agruparon en la embajada de la Isla en Dar es Salaam antes de entrar en el Congo. Armado con un diccionario francés-swahili, el Che se convierte en “Tatu”, Leonard Dreke es “Moja” y se bautiza a José Martínez Tamayo como “Mbili”, aunque el verdadero “número uno” sin duda es el Che. Todos los cubanos fueron bautizados con un nombre de guerra en swaili.
El 20 de abril un primer grupo de catorce cubanos, incluido el Che, partió de Dar es Salaam para el Congo acompañado de dos conductores, Godefroid Tchamlesso Diur y un policía tanzano para pasar más fácilmente el control de carretera. El viaje era largo, de casi mil 800 kilómetros. El 22 de abril el pequeño grupo llegó a Kigoma, sobre el lago Tanganica.
El Che escribió en su diario que “la ciudad es un lugar tranquilo donde los desafortunados pueden vivir al margen de los avatares de la guerra. La dirección revolucionaria nunca tendrá bastante en cuenta el papel de Kigoma con sus burdeles, sus bares y sobre todo el hecho de que es un lugar innegable de refugio”.

El Che Guevara llega al Congo

Cuando el Che llegó a Tanzania el 11 de abril su optimismo estaba justificado. Cuba había enviado al Congo, a través de este país, a los combatientes cubanos negros, por una parte “para confundir al enemigo” y por otra para sensibilizar a estos combatientes hacia una lucha que debía desafiarlos por “solidaridad internacionalista” ya que África era su continente de origen. El Che era entonces el único blanco que participaba en esta lucha. Para encubrir su identidad -y su importancia- hicieron de todo para volverlo invisible a los ojos y oídos de los servicios secretos imperialistas. Desde que llegó a Tanzania el Che se convirtió en “Tatu”.
Después de pasar una noche en la residencia del gobernador de Kigoma hizo por fin la travesía del lago Tanganica para llegar a Kibamba (Congo). Fue una travesía peligrosa, el viento arreció y las barcas prestadas a los 13 combatientes cubanos y el Che estaban en mal estado. Una vez en Kibamba el Che anotó que entre los combatientes congoleños: “Al lado de personas muy poco preparadas, sin duda campesinos, se observan otras más cultivadas, vestidas de otra manera y que conocen mejor el francés; entre ambos grupos hay una distancia evidente”. Otro de los soldados cubanos presentes, Emilio Mena tambiénescribió: “Experimentamos una frialdad […] y nos preguntamos: ¿Será porque hay blancos entre nosotros? ¿O simplemente por el hecho de que seamos todos extranjeros?”
Durante los primeros días Ernesto Guevara chocó con la realidad congoleña. Descubrió que entre los combatientes congoleños y su estado mayor o sus dirigentes existía una clara hostilidad. En efecto, los dirigentes pasaban casi todo su tiempo en Kigoma o Dar es Salaam y por eso eran criticados por los hombres que en el frente no vivían tan confortablemente. Además las visitas prometidas por Kabila a menudo, no se cumplían. La comida era escasa y los cubanos descubrieron el “bucali” (ugali) y el “zombe” (isombe).
Pero lo que más preocupaba al Che era la práctica de la “dawa”, un jugo elaborado por un “muganga” a partir de diferentes plantas con el que se regaban los combatientes porque creían que los protegía de las balas enemigas. “Siempre estoy temiendo que esta superstición se vuelva contra nosotros y nos haga responsables del fracaso de un combate en el que habría muchas muertes”, escribe. “Por eso intento hablar con diferentes responsables para ver si consigo convencerlos de que abandonen esa práctica. Pero es imposible, es una verdadera profesión de fe”, añade. Los días pasaban. Mientras esperaba a Kabila, el Che, que tenía orden de no moverse antes de encontrarse con él, organizó la vida en la base de Kibamba instaurando formaciones militares para los congoleños y cursos de francés o swahili para los cubanos y construyó aulas de clases y un hospital rudimentario.
Tchamlesso volvió a Dar es Salaam para informar a Kabila de la llegada de los cubanos y de la presencia del Che. Después dijo: “Fui a Dar es Salaam y hablé con Kabila. Estaba tan asustado como yo, todo el mundo estaba asustado […] pero aceptó el desafío y pidió silencio, que no dijésemos nada a los tanzanos”.
Mientras, el Che volvió a ejercer la medicina y comenzó a tratar a los campesinos y a los combatientes congoleños. Observó que entre estos últimos muchos estaban infectados de enfermedades venéreas adquiridas en los burdeles de Kigoma. También se ocupó de muchas intoxicaciones producidas por el “pombe” mal preparado. Los aldeanos, con quienes el Che consiguió establecer buenas relaciones, le pusieron el apodo de “Tatu Muganga”.
Mientras esperaba a que Raúl Castro Ruz, enviase un segundo grupo de un centenar de soldados cubanos al Congo, el Che aprendió cosas todos los días y descubrió a los ruandeses que vivían en el Congo y se dedicaban a criar ganado: “Esta comunidad nos permitía recurrir a la preciosa carne de buey que lo cura todo, hasta la nostalgia”, escribió Guevara en su diario.
El Che descubrió también que existían numerosas disensiones entre combatientes ruandeses y congoleños, lo que no facilitará la lucha.
El 2 de mayo el Che se enteró de la llegada de un segundo grupo de 18 cubanos y con gran sorpresa encontró entre ellos a Osmany Cienfuegos. El hermano de Camilo le comunicó la muerte de su madre, que él sabía enferma. Entonces escribió: “En lo que me concierne personalmente, Osmany me ha dado la noticia más triste de la guerra”.
Los guerrilleros cubanos llegaron a continuación de manera escalonada, lo que hizo subir su personal a poco más de 120 hombres.

Acciones contra el enemigo

El Che ayudó a los congoleños en su preparación militar.
El Che ayudó a los congoleños en su preparación militar.Lo que podría levantar la moral de los guerrilleros serían las acciones contra el enemigo imperialista. El Che envió soldados cubanos a diferentes frentes (Kibamba, central eléctrica de Bendera y Fizi Baraka) para ayudar a una organización más eficaz de la rebelión o en misiones exploratorias.
Las noticias del extranjero no eran buenas. Las disensiones en el seno del estado mayor de la rebelión congoleña se hacían cada día más evidentes.
Por fin Mitoudidi llegó al frente. Leonard Mitoudidi, que había luchado en otro frente junto a Pierre Mulele, fue probablemente la persona en la que Che puso más esperanzas para ayudar a reorganizar la rebelión. Mitoudidi reorganizó el campo de base de Kibamba exigiendo más disciplina, prohibió el alcohol y suprimió la distribución de armas y municiones a diestro y siniestro. Unos días después se ahogó al cruzar el lago.
El Che escribe en su Diario: “Así, estúpidamente, se murió el hombre que había empezado a poner orden en el terrible caos que era la base de Kibamba. […] La única persona que tenía autoridad ha desaparecido en el lago”.
El testimonio del Che de sus primeras semanas en el Congo es amargo; según él, faltaba “una autoridad central única” y los “mandos carecen del nivel cultural apropiado y de la fidelidad absoluta a la causa de la Revolución”; además las armas pesadas se dispersan demasiado y no hay disciplina en las unidades, que “carecen completamente de preparación”.

Llega Kabila

Por fin el 7 de julio, acompañado de Massengo, Kabila llegó a Kibamba y se encontró con el Che a quien comunicó su deseo de ir personalmente al frente. Feliz de poder compartir por fin sus planes con un dirigente congoleño, Guevara encontró a Kabila “cordial pero huidizo […] Kabila demostró que conocía la mentalidad de sus hombres; vivo y agradable, […] hizo hablar a los campesinos, dio respuestas rápidas que satisfacían a la gente. […] desplegaba una intensa actividad, daba la impresión de que quería recuperar el tiempo perdido. Propuso organizar la defensa de la base y pareció devolver el valor a todo el mundo”.
Pero eso no duró. Cinco días después Kabila anunció al Che que debía volver a Kigoma para encontrarse con Soumaliot y solucionar algunos problemas.

El Che se mueve por los distintos frentes

El Che sostiene en brazos a un bebé junto a un combatiente congoleño.
El Che sostiene en brazos a un bebé junto a un combatiente congoleño.
El comandante Guevara por fin tenía luz verde para moverse por los diferentes teatros de operaciones. Lo que vio confirmó sus temores. La falta de organización y coordinación entre los distintos grupos era obvia.
El 23 de julio un grupo de veinticinco cubanos y veinticinco ruandeses tendieron una emboscada en la carretera de Front de Force a un convoy de camiones de transporte del ejército congoleño. El éxito fue fácil y los camiones contenían víveres, cigarrillos, cajas de botellas de cerveza y whisky…
El Che analiza esta victoria pero se plantea algunas cuestiones:
“Esta primera victoria habría podido reducir un poco la amargura que nos dejaron las primeras operaciones. Pero hay tantas cosas por hacer que estoy empezando a revisar mis previsiones; cinco años para llevar a término la revolución congoleña es una previsión muy optimista, hay que contar con el desarrollo de estos grupos armados antes de poder considerarlos un ejército de liberación digno de este nombre y, a menos que las cosas cambien en el ámbito de la dirección de la guerra, esto parece cada vez más lejano”.
El guerrillero no podía estar más acertado. Los tres meses siguientes fueron en la misma línea y a los problemas que ya había sobre el terreno se añadieron los factores externos de las disensiones en el seno de la dirección (de las direcciones, habría que decir) de la rebelión congoleña.
La guerrilla consiguió varios éxitos sobre el terreno como emboscadas en Front de Force o en Katenga. Pero no tenían servicios secretos mientras que el ejército gubernamental congoleño parecía disponer de toda la información que deseaba sobre las actividades de la rebelión.

Contraofensiva gubernamental

Hacia finales del mes de septiembre el gobierno congoleño, con el apoyo de los Estados Unidos y las potencias europeas, lanzó una contraofensiva a la vez militar y política. Los aviones enviados al este del país servían al mismo tiempo para espiar la lucha de la guerrilla y para “bombardear” de octavillas a la población. Estos instrumentos de propaganda repetían fotos (borrosas) de muertos y heridos atribuidos a los guerrilleros, acusaban a Cuba y China de enriquecerse rapiñando las riquezas del Congo y prometían una vida segura y la libertad a todos los portadores de estas octavillas que se alistasen en el ejército de Tschombe.
A finales de septiembre los mercenarios tomaron Baraka, después Fizi, alrededor del 15 de octubre. Lubondja, Lulimba, Front de Force y Kabimba también fueron cayendo uno tras otro durante este mes.
A eso se añadió un nuevo factor. El 13 de octubre Kasavubu decretó en Leopoldville el final del “mandato transitorio” de Tschombe. Evariste Kimba se encargó de formar un gobierno de reconciliación nacional. Para muchos hombres alistados en las fuerzas revolucionarias la lucha ya no tenía justificación porque ellos estaban combatiendo contra quien consideraban el asesino de Patrice Lumumba.
En noviembre comenzó el plan de retirada. Los combatientes cubanos volvieron a Cuba o fueron a apoyar los movimientos de liberación de las antiguas colonias portuguesas (Angola, Mozambique y Guinea-Bissau).
El Che pasó cuatro meses en Dar es Salaam, en la embajada de Cuba, clandestinamente. Durante esos cuatro meses trabajó de nuevo en su diario e hizo el análisis de su experiencia en el Congo. Pasó otros cuatro meses en Praga antes de volver a entrar clandestinamente en Cuba.

El Che sembró en África una semilla

El Che lee durante su estancia en el campamento congoleño.
El Che lee durante su estancia en el campamento congoleño.
¿Qué queda hoy? No mucho, tratarán de decirnos; pero la ayuda cubana a Angola consiguió frenar a la Sudáfrica del apartheid y a la UNITA (Unión Nacional para la Independencia Total de Angola, N. de T.) de Savimbi. Las colonias portuguesas accedieron a su vez a una tardía independencia. T
Kabila finalmente derrotó a Mobutu en 1997, aunque fue asesinado tres años después. Además, los lazos de solidaridad históricos entre África y Cuba.
En cuanto al Che, permaneció en la lucha hasta su asesinato el 9 de octubre de 1967 en La Higuera, Bolivia.

Testimonio de Godefroid Tchamlesso Diur*

Durante la estadía del Che en el Congo que culmina hacia finales de noviembre al colapsar la rebelión lumumbista de Laurent-Desiré Kabila, el Che había dejado huellas imborrables en los corazones de los habitantes de las montañas y llanuras por el cual condujo a sus hombres en acciones armadas. El cariño, la admiración y el respeto de todos esos poblados perduraron largos años y aún nos llegan ecos sonoros del paso de este gigante siempre al servicio de los humildes.
Cinco cubanos anegaron con su sangre el suelo congolés. Todos ellos con armas frente a un enemigo mejor pertrechado con aviación moderna, marina y fuerzas terrestres apoyadas por batallones de mercenarios blancos, reclutados en Europa, Estados Unidos y África del Sur, bajo la férula del régimen del Apartheid.
Al comandante Che Guevara le juramos fidelidad desde el principio y le dimos las gracias por su sacrificio, enseñanzas y el ejemplo que inspiraron a Mzee Laurent-Désiré Kabila a continuar la lucha guerrillera hasta el triunfo, décadas después que el ilustre hijo de Argentina y Cuba se hubiera marchado de las praderas y montañas de la selva congolesa.

Kabila, cuyo busto se yergue en el parque de los próceres de la independencia del África, que Cuba ha honra en un sitio céntrico de La Habana, había heredado del Che la intransigencia frente al enemigo, la perseverancia y el amor al pueblo.
Fue vilmente asesinado el 17 de enero de 2001, con apenas tres años en la presidencia de la República Democrática del Congo, al culminar con su sacrificio supremo una larga trayectoria de lucha sin tregua contra la dictadura de Joseph Mobutu, al servicio de Estados Unidos, Bélgica y otras naciones de Europa que hasta hoy NO cejan en su sed de reconquistar el África.

*Godefroid Tchamlesso Diur, combatiente congoleño junto al Ché Guevara y Laurent Desiré Kabila, estudió periodismo en Cuba, donde vivió 32 años, 26 de los cuales trabajó en la agencia de noticias Prensa Latina, cumpliendo varias misiones en el exterior. Cuando en 1997 Laurent Desiré Kabila derrotó a Joseph Mobutu, Tchamlesso regresó a su país donde fue Ministro de Defensa y Seguridad y al ser asesinado su ex compañero Kabila, fue Embajador en Angola. Hoy radica entre Kinshasa y La Habana.
(Este artículo es una versión del original publicado en el n° 44 de 1999 de Rwanda-Libération, revista mensual independiente publicada en Kigali. Fue traducido por Caty R. y Ferrán Muñios Ballester para Rebelión y tomado del original en francés de Rwanda Net)

“Nuestra lucha con el Che en el Congo no fue derrotada”: Antonio Palacios, combatiente cubano

sábado, 27 de mayo de 2017

Semillas de otro futuro


Silvia Ribeiro*
A principio de mayo se realizó en Colombia la asamblea de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC-Vía Campesina), con asistencia de más de 80 organizaciones latinoamericanas y caribeñas. Francisca Rodríguez, de Anamuri (Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, Chile), contagia el entusiasmo, por lo que ve como una construcción de más de dos décadas que va tomando definiciones importantes, que no son coyunturales, sino resultado de los debates, experiencias y luchas de estos años. Una construcción que conoce de primera mano, porque Francisca es fundadora tanto de la CLOC como de la Vía Campesina internacional.
Ahora está en México para participar en representación de la CLOC-VC en la reunión de la Alianza por la Biodiversidad en América Latina, colaboración de organizaciones que, entre otras tareas, publica la revista Biodiversidad, sustento y culturas (www.biodiversidadla.org).
Para Francisca, esta asamblea de la CLOC-VC fue significativa, porque acordaron caminar juntos no sólo por las cosas a las que se oponen, también por el proyecto de sociedad que quieren construir: campesino, popular y socialista, en alianza entre el campo y la ciudad.
La CLOC nació como resultado de la Campaña 500 años de Resistencia Indígena, Campesina, Negra y Popular. Desde muy temprano identificaron y desarrollaron principios y ejes de lucha, como ser anticapitalistas y antimperialistas. En el V Congreso de la CLOC en Ecuador, 2010, la Asamblea de Mujeres revolucionó el congreso y a muchos en la Vía Campesina con la consigna Sin feminismo no hay socialismo. Sumaron el principio de ser anti-patriarcales, algo que despertó recelos de algunos compañeros, pero que ahora está claramente consolidado como principio y cada vez más como actitud dentro de las organizaciones. También afirmaron la crítica a la agricultura industrial, química y transgénica; así como el cuidado y la defensa de la Madre Tierra, la biodiversidad y el papel de campesinos, campesinas e indígenas como actores fundamentales de esa defensa.
Sobre los nuevos acuerdos de su reciente Asamblea, Francisca relata que si bien para muchas organizaciones de la CLOC-VC los procesos electorales y los gobiernos progresistas se han visto como momentos de oportunidad, también reconocen los límites de seguir bajo las mismas estructuras y bajo la supremacía de burguesías nacionales y transnacionales. En cualquier caso, continúa Francisca, se necesita mucho más para el socialismo que queremos. “El reto mayor para la CLOC-VC es la construcción del socialismo desde los territorios, desde lo local. Pero también, y más aún en las crisis que vivimos en todo el continente, encontrar formas más sólidas de comunicarnos, comprendernos y organizarnos con otros movimientos populares, desde la diversidad y construyendo desde diferentes perspectivas un proyecto común de sociedad. Nuestra definición de la sociedad por la que luchamos emerge desde nuestros procesos históricos, y con la convicción de que el socialismo no puede surgir por sí solo o por decisión de un gobierno o de una vanguardia iluminada ni puede decretarse desde arriba, esta construcción de la sociedad que queremos y anhelamos vivir sólo puede surgir desde las bases, desde el pueblo conciente y organizado. Poco importa, continúa, que nuestras organizaciones lo llamen de distintas maneras, sea socialismo comunitario, sociedad del buen vivir, sociedad de la plenitud u otras nombres. Lo importante son los contenidos reales que ponemos y que este proyecto se transforme en un horizonte común de los pueblos. Hay mucha experiencia acumulada dentro de la CLOC y la Vía Campesina, pero también en muchos otros movimientos y tiempos. Nuestra visión se nutre de las luchas de las y los trabajadores, de los pueblos indígenas y originarios, de los pueblos afro-descendientes, de los pueblos campesinos, de las luchas de la juventud y las mujeres, de otros colectivos que luchan contra el sistema capitalista y patriarcal, como los grupos LGTBI, ambientalistas y otros.”
Estas reflexiones no son una declaración de un foro un evento o de algunos intelectuales, sino que son el cúmulo de trabajo colectivo de muchas organizaciones campesinas durante décadas, a la par de la lucha de resistencia en cada lugar. En ese andar, La Vía Campesina ha desarrollado conceptos fundamentales para el cambio social, como la soberanía alimentaria (opuesto al concepto de seguridad alimentaria de los gobiernos, donde no importa qué y quién produce los alimentos); la afirmación de la agricultura campesina e indígena de base agroecológica como la única vía posible para alimentar a toda la humanidad ahora y en las generaciones futuras y enfriar el planeta; la reforma agraria integral y popular; es decir, no solamente por tierra, también por territorio y por mantener la función social de la tierra, en el reconocimiento de que la alimentación es un tema de toda la sociedad, no sólo rural o de campesinos y campesinas; la defensa y recuperación de las semillas nativas, criollas, ancestrales; el que los bienes comunes (agua, aire, semillas, biodiversidad, suelo, minerales) deben ser comunes, no privatizados y protegidos para garantizar que todas y todos gocemos de ellos ahora y en generaciones futuras.
Cada región de La Vía Campesina internacional tiene sus particularidades y acentos, su diversidad, pero han acordado principios comunes que le dan identidad. Con este acervo y otros aportes desde cada región, convocan ahora a la VII Conferencia mundial de La Vía Campesina, en julio, bajo la consigna Alimentamos nuestros pueblos y construimos movimiento para cambiar el mundo (http://tinyurl.com/y7d85b7c)
*Investigadora del Grupo ETC

viernes, 26 de mayo de 2017

Manipulación mediática en México según Noam Chomsky


andador urbano


“Los medios de comunicación de masas actúan como sistema de transmisión de mensajes y símbolos para el ciudadano medio. Su función es la de divertir, entretener e informar, así como inculcar a los individuos los valores, creencias y códigos de comportamiento que les harán integrarse en las estructuras institucionales de la sociedad. En un mundo en el que la riqueza está concentrada y en el que existen grandes conflictos de intereses de clase, el cumplimiento de tal papel requiere una propaganda sistemática”
Noam Chomsky, 1990

Es fundamental tener en cuenta que la información es poder, es decir; quien la controla, la sabe, la selecciona y la emite, con esto podemos decir que está en manos de democracias capitalistas contemporáneas, un poder político, económico y social. La propaganda actual, dicho como Chomsky; miente haciéndose pasar por libertad informativa y como independencia mediática.
En su investigación Chomsky afirma que existen diversas estrategias de manipulación mediática que se utiliza actualmente (incluyendo México y sus monopolios). La primera es la estrategia de la distracción, aquella que ejerce un control social que consiste en desviar la atención del público de los problemas reales e importantes con información sin mayor jerarquía. A esto en comunicación le llamamos “cortina de humo”.
En México es una especialidad trasmitir notas de ésta índole; crear problemas para posteriormente ofrecer soluciones. El caso sonadísimo de la huída del Chapo Guzmán, un personaje que durante años dejaron ser, y que después lo atrapan, lo encarcelan para volviese a escapar, ¿coincidencia?
La segunda estrategia de Chomsky plantea es la de la gradualidad, ¿cómo forzar una ley absurda, corrupta o sin beneficios? Evidentemente tendría que ser gradualmente, así como cuando el país no tiene empleos, cuando hay mayores privatizaciones, cuando suben el costo de la canasta básica, entre otras cosas. Y es que además de todo lo que hacen los políticos; nos enteramos mal o tarde de las nuevas decisiones, como Televisa, que manipula la información a su conveniencia, utilizando a sus líderes de opinión.
“Los líderes de opinión se encuentran distribuidos en las diferentes clases y ocupaciones. La influencia sobre ellos, de la radio, los periódicos, revistas, etc., es mayor que sobre los demás miembros de la comunidad. El liderato de opinión es específico de un campo dado, por ejemplo, quienes son líderes en política no lo son en deportes”. Toussaint, 1981
Y que mejor que tener a la sociedad mexicana, comiendo de la palma de los que unos pocos digan y afirmen, sin cuestionar ni titubear. Posteriormente, la estrategia de diferir es aquella que se contempla para un futuro, un futuro que dice ser lejano pero no lo es tanto, se debe por lo tanto de obtener una aceptación para que se prepare para el cambio. Es decir, las privatizaciones en México son temas delicados pero que con el paso del tiempo se derivan del constante recordatorio de que si no es así, nos va a ir peor.
Una de las estrategias que más se utiliza a mi parecer en México es la de mantener al público en la ignorancia y en la mediocridad. En el país hay más pobres que ricos, nuestra pirámide está invertida y quienes son ricos lo son en extremo y los que son pobres lo son más; así como menciona esta estrategia Chomsky, Saperas menciona algo similar con el nombre “teoría de distanciamiento”;
“Los sectores sociales de mayor status económico y social tienden a adquirir mayor información que los sectores inferiores, mediante el uso de los medios de comunicación de masas, por lo que se produce un distanciamiento entre ambos sectores en lo que se refiere a sus conocimientos [que determinarán su actividad social, cultural y económica] sobre su entorno inmediato”. Saperas, 1985
Es triste pensar en la realidad del país, pero así es. La información se reparte de manera desemejante. Evidentemente, los que se informan se informan bien, pero los que no saben leer, analizar o ser críticos acaban siendo atraídos por los falsos líderes de opinión y de los monopolios gratuitos. En México sin lugar a dudas existe un gran sesgo en cuanto al nivel educativo se trata.
Los medios de comunicación en México, como lo son Televisa y TV Azteca son técnicamente responsables que discuten una política inculta, que no dinamiza, que narcotiza y que confunde.
Es también verdad que el mexicano vive en un estado de conformidad y de mediocridad, donde decide vivir en una zona de confort, y que para leer o buscar otras fuentes de información son holgazanes o realmente cuesta.
Desafortunadamente y como lo hemos visto en las noticias y en el Internet, Televisa y TV Azteca han sido acusados de inclinarse a ciertos partidos gubernamentales; el ex presidente Fox y su aprobación de la “Ley Televisa”. Y aún más con Enrique Peña Nieto, al que Televisa le apostó millones y millones de pesos con campañas publicitarias en sus canales.
Que una empresa compre las elecciones es algo que no se había visto en muchísimo tiempo y que sorprende. No sólo porque el imperio Azcárraga se vuelve más poderoso si no porque el futuro del país se queda en manos de las telenovelas, de los show y del espectáculo.
Ahora sí es de temer que las noticias que salen al aire en ésta cadena sean manipuladas y maniatadas al son de una persona, que la desaparición de 43 estudiantes quede impune, que no se sepan cuántos cuerpos hay en una fosa en Guerrero, que no se sepa sobre una “casa blanca”, que se quiera engañar al pueblo.
La información es un arma poderosa, es la única arma que salva al pueblo. El buen manejo de la información es aquél estandarte de muchos comunicólogos. La educación escolar y en el hogar son de suma importancia para aprender a criticar, analizar y a cuestionar. Es difícil cambiar un estilo de vida, normas y reglas que se establecen a través de la televisión y otros medios de comunicación, pero debemos despertar y encontrar medios alternativos que no estén manipulados.
La pregunta final queda siendo: ¿circo al pueblo?
“Se trata de si queremos vivir en una sociedad libre o bajo lo que viene a ser una forma de totalitarismo auto impuesto, en el que el rebaño desconcertado se encuentra, además, marginado, dirigido, amedrentado, sometido a la repetición inconsciente de eslóganes patrióticos, e imbuido de un temor reverencial hacia el líder que le salva de la destrucción, mientras que las masas que han alcanzado un nivel cultural superior marchan a toque de corneta repitiendo aquellos mismos eslóganes que, dentro del propio país, acaban degradados. Parece que la única alternativa esté en servir a un estado mercenario ejecutor, con la esperanza añadida que otros vayan a pagarnos el favor de que les estemos destrozando el mundo. Estas son las opciones a las que hay que hacer frente. Y la respuesta a estas cuestiones está en gran medida en manos de gente como ustedes y yo”. Noam Chomsky

Época de cambio y cambio de época



Emir Sader
La Jornada 
Ya se cumplieron diez años desde que Rafael Correa, recién elegido presidente de Ecuador, anunciaba que el país empezaba a salir de la larga noche del neoliberalismo y que el continente ya no estaba en una época de cambio, sino en un cambio de época. La nueva época sería la de superación del modelo neoliberal, a que se entregaron varios gobiernos de la región.
Una década después Correa entrega el gobierno a su sucesor –Lenín Moreno–, elegido democráticamente por la voluntad mayoritaria del pueblo ecuatoriano y sale victorioso de una década como presidente de Ecuador. Él pertenece a una nueva generación de dirigentes políticos de la izquierda, que no provienen de los estratos que tradicionalmente han elegido los presidentes de nuestros países, sino desde afuera de los sistemas oligárquicos tradicionales y que, justamente por ello, han logrado romper con los intereses que se expresan en el neoliberalismo.
Hugo Chávez, Lula, Pepe Mujica, Evo Morales, Rafael Correa, Fernando Lugo, son algunos de los ejemplos de esos dirigentes que llegaron a la política desde la lucha social. No por acaso varios de ellos frecuentaron el Foro Social Mundial, que se proyectaba como un espacio de aglutinación de todas las fuerzas que se oponían al neoliberalismo.
Ellos supieron, por la vía de los hechos, construir gobiernos que han atacado algunas de las bases fundamentales en que se apoya el neoliberalismo. De partida, se han enfrentado a los intentos estadunidenses de imponer un área de libre comercio en todo el continente, derrotando esa perspectiva y fortaleciendo los procesos de integración regional. Han logrado constituir la única región del mundo que tuvo procesos de integración regional independientes de la hegemonía estadunidense, constituida por el único conjunto de gobiernos antineoliberales en el mundo.
En segundo lugar, en la contramano de las tendencias predominantes en el capitalismo contemporáneo, han logrado disminuir la desigualdad, la exclusión social, la pobreza y la miseria, en el continente conocido por ser el más desigual del mundo. El contraste entre los gobiernos que han avanzado en la superación del neoliberalismo y los que han mantenido ese modelo es flagrante y certifica cómo ese es el camino fundamental de la izquierda en el siglo XXI.
Por otra parte, frente a un tema tan controvertido como el del rol del Estado, lo han rescatado, rechazando la centralidad del mercado, y haciendo del Estado un agente dinamizador de la economía, distribuidor de renta y garante de los derechos de todos.
En su conjunto esas trasformaciones han constituido lo que Correa llamaba de una cambio de época. De la época de hegemonía neoliberal a la época de superación del neoliberalismo.
Diez años –o más, en otros países– después, ese camino encuentra muchos obstáculos, dando la ilusión a algunos que puede haber vuelta a una era neoliberal en América Latina. La combinación entre durísimas campañas centradas en los medios para desacreditar esos gobiernos y sus liderazgos, buscando revertir su legitimidad y desacreditar la posibilidad de que nuestro continente elabore su propia salida del neoliberalismo, con errores cometidos por esos gobiernos, han logrado éxitos, derrumbando gobiernos –por elección o por golpe–, desestabilizando a otros, generando un clima de descalificación de la política, de desinterés por los temas políticos, de retorno fuerte de las posturas egoístas centradas en un consumismo al estilo del modo de vida estadunidense.
Gobiernos como los de Mauricio Macri, en Argentina, y Michel Temer, en Brasil, apuntan lo que la derecha del continente promete: el retorno de las depresiones económicas, del desempleo en larga escala, de la exclusión social, del retroceso en términos de derechos sociales, entre tantas otras plagas de la larga noche neoliberal a que se refería Correa.
¿Es eso lo que quieren nuestros pueblos? ¿Es eso lo que se merecen nuestros países? El fracaso relativamente rápido del golpe en Brasil, el agotamiento rápido de los proyectos de restauración neoliberal en Argentina y en Brasil, sin que ninguna de sus promesas se haya realizado, reafirma que el cambio de época sigue siendo un objetivo actual, urgente, indispensable.